Blog ALVUM

La escala de Bristol es una herramienta que tienes que conocer si tienes problemas digestivos.

La escala de Bristol es un sistema estandarizado para describir las heces adultas humanas que se lleva usando desde 1997. Desarrollada por Heaton y Lewis de la Universidad de Bristol (cómo no), la escala ayuda a usuarios y profesionales de la salud a utilizar unos baremos idénticos a la hora de hablar de las deposiciones.

Su utilidad es inmensa. Ya hemos visto que nuestras deposiciones son una de las principales fuentes de información sobre el estado de salud de nuestro sistema digestivo. El color y textura de las heces pueden variar enormemente, incluso en un mismo día, por multitud de causas.

La escala de Bristol ayuda a describir nuestros movimientos intestinales con precisión, sin entrar en detalles irrelevantes, y a hablar de lo que nos sucede cada vez que vamos al baño.

 

Tabla con los tipos de heces dentro de la escala de Bristol

 

La escala de heces de Bristol funciona de una manera muy simple. Escogemos una de las siguientes texturas para nuestra caca y tenemos la interpretación a la derecha del cuadro:

 

Tipo Características Interpretación
1 Trozos duros separados, como nueces o excrementos de oveja, que pasan con dificultad. Estreñimiento importante.
2 Como una salchicha compuesta de fragmentos. Ligero estreñimiento.
3 Con forma de morcilla con grietas en la superficie. Normal.
4 Como una salchicha; o serpiente, lisa y blanda. Normal.
5 Trozos de masa pastosa con bordes definidos, que son defecados fácilmente. Falta de fibra.
6 Fragmentos blandos y esponjosos con bordes irregulares y consistencia pastosa. Ligera diarrea.
7 Acuosa, sin pedazos sólidos, totalmente líquida. Diarrea importante.

 

La interpretación de los distintos tipos de heces de la escala de Bristol

Como la tabla es un pelín parca en detalles, entraremos un poco más a fondo en cada una de las variaciones de las heces según la escala de Bristol.

Tipo 1: Trozos duros separados, como nueces

Las heces así, duras, secas a más no poder y dolorosas al evacuar, nos comunica que tenemos un problema con las bacterias. Cuando evacuamos, una gran parte de lo que sale de nuestro cuerpo son bacterias. Las heces de tipo 1 de la escala de Bristol, con muy pocas bacterias, indican que hay una disbacteriosis aguda, es decir, un desequilibrio en la flora intestinal.

Típicamente veremos heces de este tipo después de un tratamiento con antibióticos o si llevamos una dieta libre de fibra. El principal problema es que los cúmulos son duros e irritantes, con lo que existe una gran probabilidad de sangrado en el canal anal. La ventaja, por buscar alguna, es que no suelen existir flatulencias al no darse fermentación alguna de fibra.

Tipo 2: Forma de salchicha pero con cúmulos

Las heces de tipo 2 de la escala de Bristol forman una sola masa de cúmulos pegadas por un poco de fibra y algunas bacterias y son típicas del restreñimiento crónico. Se trata de unas heces destructivas, sin exagerar: al ser su tamaño igual o mayor que el máximo de la apertura del canal anal, eliminarlas requiere un esfuerzo soberano.

A menudo la evacuación tiene consecuencias tan serias como la laceración anal, el prolapso hemorroidal o la diverticulosis. Además, es más probable que se de un caso de síndrome del intestino irritable (colon irritable), debido a la presión continua sobre las paredes intestinales. La situación es seria y podría darse una obstrucción intestinal, puesto que el intestino grueso está lleno en capacidad.

No hay un remedio fácil. Añadir suplementos de fibra es peligroso, porque una vez expandida, ésta no tiene dónde ir y podría causar problemas más serios. Lo mejor es que consultes con un profesional de la salud y tomes medidas preventivas para evitar que la situación se repita o mucho peor, se enquiste.

Tipo 3: Como salchicha pero con grietas en la superficie

Este tipo de heces presenta todas las características de las heces de tipo 2. Sin embargo, el tránsito intestinal es más rápido, entre una y dos semanas. Las heces de tipo 3 son un síntoma típico de un estreñimiento latente. Es posible que se vaya al baño de forma más regular, pero también que se tenga que pujar con fuerza. Por ello, los efectos adversos que hemos visto de las heces de tipo 2 también se dan, sobretodo las hemorroides.

El tipo 3 de heces según la escala de Bristol también indica que es probable que exista un caso de síndrome del intestino irritable. Asimismo, como en los tipos 1 y 2, hay menos flatulencias debido a la disbacteriosis.

Tipo 4: Como una salchicha o una serpiente, liso y suave

Este tipo de heces de la escala de Bristol es el considerado normal para una persona que evacúe una vez al día. El diámetro largo sugiere un tiempo mayor de tránsito intestinal o una gran cantidad de fibra en la dieta.

Tipo 5: Formas suaves con bordes claros y definidos

Si buscas la perfección en la escala de Bristol, aquí la tienes. El tipo 5 vendría a ser la forma ideal de las heces, típico de una persona que evacúa dos o 3 veces al día después de las comidas principales. (Sí, ¡así de regulares tendríamos que ser!)

Tipo 6: Piezas mullidas con bordes irregulares, heces blandas

Este tipo de heces sugieren una leve hiperactividad del colon, un consumo excesivo de potasio en la dieta, una repentina deshidratación o un aumento en la presión arterial, por ejemplo debido al estrés. También puede indicar hipersensibilidad al consumo de ciertas especias, agua con muchas sales minerales o laxantes osmóticos.

Dentro de la escala de Bristol, regresan los problemas. Primero, puede ser complicado controlar la sensación de urgencia al evacuar, lo que es problemático cuando no se tiene acceso inmediato a un baño. Segundo, el papel higiénico no siempre es suficiente, y es uno de esos casos en los que se puede agradecer que haya aún un bidet en casa.

Tipo 7: Líquida, sin piezas sólidas

Esta, por supuesto, es la diarrea. Si con el tipo 6 de la escala de Bristol ya hay problemas de urgencia, aquí son mucho más serios y desagradables. La diarrea es peligrosa porque con ella nos deshidratamos y perdemos sales minerales, por lo que es importante buscar un tratamiento que nos estabilice lo antes posible.

En la diarrea paradójica por impactación fecal las heces de tipo 7 se ven acompañadas de heces de tipo 1. Es una condición que afecta especialmente a niños pequeños y a adultos convalecientes. Se da cuando el intestino grueso se encuentra lleno de heces compactas y los líquidos que entran en él no tienen dónde ir, de modo que se acumulan en el recto. Es muy común y también precisa atención médica.

En definitiva, la escala de Bristol es una herramienta que vale la pena conocer y puede resultar muy útil a la hora de ayudar al diagnóstico de multitud de problemas digestivos.