Blog ALVUM

Cuando las alergias y las intolerancias alimentarias se confunden

A veces es difícil distinguir entre alergias alimentarias e intolerancias alimentarias. Por ejemplo, algunas personas dicen que son alérgicas a ciertos alimentos, cuando realmente son intolerantes. En este artículo exploraremos las diferencias entre las alergias y las intolerancias alimentarias.

¿Qué significa ser alérgico a algo?

Por definición, una alergia es una reacción corporal alterada a un antígeno en respuesta a la exposición a ese antígeno. Para ser más específicos, una reacción alérgica la causa una hipersensibilidad autoinmune a cierta sustancia, llamada «alergeno». Los alergenos son completamente inofensivos para la mayoría de nosotros.

Sin embargo, el sistema inmunológico de algunas personas reacciona de forma exagerada a ciertos alergenos. En estos casos, incluso un contacto mínimo con la sustancia puede causar la aparición de síntomas alarmantes. En algunos casos extremos, una reacción alérgica puede incluso causar la muerte.

El sistema inmunitario

El sistema inmunitario está compuesto por muchos órganos y procesos diseñados para ayudar a combatir enfermedades e infecciones. Parece una contradicción que este mismo sistema pueda causarnos tanto dolor solo por consumir el tipo incorrecto de alimentos, pero así es como funciona nuestro cuerpo. Nuestro sistema inmunitario está tan concentrado en mantenernos saludables que a veces reacciona de forma exagerada a estímulos inofensivos como si fueran tóxico.

¿Qué aspecto tiene una reacción alérgica?

Una reacción alérgica puede presentar muchas formas. Algunos de los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Ojos llorosos y con picazón
  • Picazón / secreción nasal
  • Estornudos
  • Sarpullido o urticaria
  • Calambres estomacales, vómitos, diarrea, hinchazón
  • Hinchazón, enrojecimiento, dolor
  • Hinchazón de la lengua, tos, cierre de garganta
  • Opresión en el pecho y dificultad para respirar
  • Sensación de desmayo o aturdimiento

Las intolerancias alimentarias

La respuesta a una intolerancia alimentaria es similar a una reacción alérgica, pero con algunas diferencias clave. Mientras que una reacción alérgica es una respuesta autoinmune, una intolerancia alimentaria la causa un problema en el sistema digestivo. Más concretamente, las intolerancias alimentarias ocurren por un problema en la digestión, metabolización o asimilación de la comida. Algunos de los síntomas más comunes de una intolerancia alimentaria son:

  • Náuseas
  • Dolor de estómago
  • Gases
  • Calambres
  • Hinchazón
  • Vómitos
  • Acidez de estómago
  • Diarrea
  • Dolores de cabeza
  • Irritabilidad

¿Cómo sé si soy alérgico a un alimento o si simplemente soy intolerante?

Si tienes la sospecha de que tienes una alergia, hay que acudir al médico para que realice las pruebas pertinentes para determinar a qué sustancias somos alérgicos. Tanto una reacción alérgica como una intolerancia alimentaria pueden causar molestias intestinales y digestivas. Sin embargo, las reacciones alérgicas pueden darse ante cantidades mínimas del alergeno, mientras que se precisa una mayor cantidad de alimentos para causar una intolerancia alimentaria.

Por otra parte, algunos síntomas asociados con las reacciones alérgicas, como la presencia de una erupción o picazón, la dificultad para respirar, la hinchazón, el enrojecimiento y la tos no se dan en personas intolerantes a ciertos alimentos. Si aún así no sabes si lo tuyo es una alergia o una intolerancia, te recomendamos acudir a tu médico.

¿Estás seguro que lo tuyo es una intolerancia alimentaria? Mucho cuidado con los llamados tests de intolerancias alimentarias. Si lo que quieres es descubrir exactamente qué tipo de alimentos te sientan mal, ALVUM Intolerancias puede ayudarte.