Blog ALVUM

La intolerancia al gluten afecta a cada vez más personas. Te contamos qué es y cómo gestionarla.

Una de las intolerancias de la que más habrás oído a hablar es al gluten. Lo cierto es que en lo referente a ella reina cierta confusión, porque a menudo se utilizan indistintamente las palabras intolerancia al gluten y celiaquía. Pero empecemos por el principio.

¿Qué es el gluten?

El gluten es un combinado de glucosa (o azúcar simple) y proteínas, cuya mezcla genera una molécula compuesta llamada glicoproteína. El gluten lo encontramos en productos derivados del trigo, la cebada y el centeno.

¿Celiaquía o intolerancia al gluten?

Durante años se ha llamado intolerancia al gluten a la celiaquía, una enfermedad crónica autoinmune que solo se da en personas que tienen predisposición genética a sufrirla. La celiaquía se detecta mediante pruebas diagnósticas específicas.

La sensibilidad al gluten

Si no toleras bien el gluten pero las pruebas diagnósticas de celiaquía dan negativo, puede que tengas sensibilidad al gluten. La sensibilidad al gluten no celíaca es una intolerancia alimentaria aún muy poco conocida pero que parece afectar cada vez a más personas.

¿Qué hacer si se tiene sensibilidad (o intolerancia) al gluten?

Si el gluten no te sienta bien, aunque no seas celíaco/a tendrás que evitar cualquier producto que lo contenga. Pero ojo, porque la mayoría de alimentos, sobretodo todo los alimentos procesados, están tratados con gluten para asegurar su conservación. Asegúrate que en el método de elaboración y conservación de los productos que compres no se utilicen partículas de gluten.

La intolerancia al gluten y la microbiota

Si eres intolerante al gluten, la ingesta de alimentos que contengan gluten repercutirá de forma negativa sobre tu microbiota, una irritación e inflamación intestinales y la pérdida de gran parte de ésta. Es esencial que protejas tu microbiota siguiendo una dieta estricta.

Recuerda que si nuestra microbiota está sana, los nutrientes de lo alimentos los absorberemos mucho mejor.

Así que ya sabes, ¡manos a la obra!

Imagen de Gaelle Marcel en Unsplash