Blog ALVUM

Muchos de los alimentos procesados que consumimos a diario contienen conservantes.

Estos aditivos evitan que se formen levaduras, mohos y bacterias en los productos alimentarios. Es decir, permiten que dichos productos puedan ser comercializados semanas o meses después de su fabricación.

Las ventajas para la industria alimentaria y de distribución son evidentes, porque la vida del producto se alarga. Pero ¿qué efecto tienen los conservantes alimentarios sobre nuestros cuerpos?

Su impacto sobre nuestra salud

El efecto más directo e inmediato de los conservantes sobre nuestra salud es que alteran la microbiota intestinal. Muchos de ellos son anti bacterianos, es decir, evitan el crecimiento de bacterias sobre los alimentos. Por eso, al superar la barrera de la acidez estomacal, afectan selectivamente a determinadas bacterias «amigas» que colaboran en la digestión.

Por otra parte, algunos conservantes pasan al torrente sanguíneo. En el caso de las personas con permeabilidad intestinal, actúan como tóxicos para el organismo. Es decir, obligan al hígado a realizar un esfuerzo suplementario para eliminarlos totalmente del organismo.

Los conservantes en el etiquetado

Puedes evitar los conservantes con un gesto tan sencillo como leer la etiqueta de los productos procesados que compras. Esto es debido a que en España es obligatorio indicar su utilización en la etiqueta de los productos alimentarios que los contengan.

Normalmente, se indican por su referencia en el Código Alimentario español. El formato habitual es una letra seguida de 3 o 4 números.

En los próximos artículos te explicaremos con detalle los conservantes más comunes en España. Son los siguientes:

El ácido sórbico y los sorbatos, el ácido benzoico y los benzoatos, los ésteres del ácido para-hidroxi-benzoico y sus derivados sódicos.
Los sulfitos, la nisina, la primaricina, el ácido fórmico y los formiatos.
Los nitritos y nitratos, el ácido acético y los acetatos y el ácido propiónico y los proprionatos.

Ya verás que muchos te suenan de haberlos visto en las listas de ingredientes de multitud de productos. Sigue los enlaces para saber más.

Imagen de Hermes Rivera para Unsplash.