Blog ALVUM

Seguimos con nuestra serie sobre los conservantes.

Los sulfitos

Los sulfitos se indican como E-220, E-221, E-222, E-223, E-226, E-227 y E-228. Inhiben la producción de bacterias y mohos, destruyendo la tiamina (o viamina B1).

Resultan especialmente eficaces en medios ácidos. Por ello, son muy utilizados para la conservación de zumos de uva, mostos y vinos, así como para la de la sidra y vinagre. También como conservantes en salsas de mostaza y especialmente en los derivados de fruta, como zumos y demás.

Los sulfitos actúan como antioxidantes, inhibiendo las reacciones de oscurecimiento en vegetales y crustáceos. Con este fin se autoriza su uso en conservas vegetales, sobretodo legumbres hervidas y aceitunas de mesa, cefalópodos congelados y crustáceos. También se utilizan como antioxidante en zumos y cervezas. En algunos países se utiliza para conservar el aspecto fresco de los vegetales que se consumen en ensalada.

Se han demostrado reacciones frente a los sulfitos usados como aditivos alimentarios, como manifestaciones cutáneas o diarrea, especialmente en personas con el jugo gástrico poco ácido.

La nisina

Etiquetada como E-234, la nisina es una proteína que interviene en la fabricación de diferentes productos lácteos. Su acción antibiótica la hace muy eficaz contra algunos tipos de bacterias. Se utiliza como conservante de ciertos tipos de quesos procesados, especialmente los fundidos.

La pimaricina

La primaricina, también llamada natamicina o E-235, es un antibiótico útil en la protección externa de ciertos alimentos contra el ataque de mohos. De hecho, su efecto antibiótico es tal que en medicina se utiliza contra las cándidas.

En la industria alimentaria la primaricina no se permite en la Comunidad Europea. Una excepción transitoria es el caso de España. En nuestro país impregna la superficie de algunos quesos duros y semiduros, chorizos, salchichones y jamones.

El ácido fórmico y los formiatos

Los reconocerás como E-236, E237 y E238. El ácido fórmico y sus derivados no están autorizados en España, ni en muchos otros países como Inglaterra o Estados Unidos, porque son bastante tóxicos.

En los países en los que está autorizado, se utiliza en zumos de frutas y en encurtidos (pepinos) como en Alemania. En este caso se usa sobre todo el formiato cálcico, que actúa a la vez como endurecedor.

Nos queda un artículo más. No te lo pierdas si quieres saber exactamente qué llevan los alimentos procesados que consumes.

Imagen de Scott Warman en Unsplash.