Blog ALVUM

Viajar con colon irritable puede ser muy estresante

Para muchas personas, viajar con colon irritable puede ser un problema. Esto se debe a que los síntomas del síndrome del intestino irritable (SII) o colon irritable tienden a aparecer con las alteraciones de la rutina.

Hoy te ofrecemos unos consejos para ayudarte a gestionar tu próximo viaje si tienes colon irritable. Tenlos en cuenta en cuanto salgas de casa con la maleta. Seguro que te ahorrarás mucho estrés y tu viaje será mucho más agradable.

Infórmate sobre tu destino antes de partir

Más allá de listas de monumentos, se trata de enterarte de lo que de verdad te necesitas saber para viajar con colon irritable. ¿Cómo son los lavabos públicos y cuáles son las costumbres locales al respecto? Hay sitios donde es aceptable utilizar los baños de un restaurante, mientras que en otros se espera que consumas primero.

No dudes en entrar en los detalles importantes, como la localización exacta de los baños públicos en los lugares que vas a visitar y el tipo de menús que ofrecen. Esta información te resultará muy valiosa para planear de antemano tu ruta. Para conseguirla, Google es tu amigo, aunque algunas guías de viaje también son muy útiles.

Prepara tu vocabulario

Prepárate una lista con los alimentos que sabes que empeoran tu colon irritable en la lengua del país, así como en inglés. Aún mejor, apúntate también las alternativas que te funcionan. Cuando toque escoger menú, te resultará más fácil comunicarte y encontrar una opción satisfactoria.

Si eres usuario habitual de aplicaciones móviles, prueba a bajarte la app de Google Translate u otra similar. Eso sí, asegúrate antes que funcione sin conexión a internet. Lo último que quieres es encontrarte con que la tecnología te da la espalda en el momento más crítico.

Escoge tu alojamiento con cuidado

No todos los hoteles son iguales para las personas con colon irritable. Por ejemplo, si viajas con otra persona, igual no te apetezca compartir una habitación en la que la única puerta del baño es de vidrio esmerillado (una moda que, por suerte, parece ir a menos).

También plantéate qué pasará si tienes un episodio durante tu viaje y tienes que tomarte una tarde de descanso. Dependiendo del tipo de hotel y de lo espacioso de las habitaciones, quizás prefieras alquilar un apartamento. Haz tus deberes antes de reservar para asegurarte que el alojamiento se adapte a tus necesidades.

Equípate

Antes de salir de casa, asegúrate que tienes todo lo que vas a precisar para viajar con colon irritable. Si tomas algún tipo de medicamento para gestionar los síntomas del SII, como náusea, dolor, diarrea o estreñimiento, llévatelo en cantidad suficiente y siempre en tu equipaje de mano, por si se extravían las maletas.

Según tus preferencias, puede que quieras llevarte toallitas desechables, pañuelos de papel, almohadillas eléctricas, sprays o geles antibacterianos o incluso tu papel higiénico favorito. También es una buena idea traerte algo de comida “segura” de casa para evitar alimentos que sabes que no te sientan bien.

Salir preparado/a de casa te dará mucha tranquilidad, lo que a su vez ayudará a que te sientas mejor. Recuerda, el colon irritable se puede gestionar. Hacer los deberes compensa.

¡Buen viaje!

Foto de Anete Lūsiņa en Unsplash