Blog ALVUM

El sedentarismo puede ser la causa de muchos problemas.

Evitar el sedentarismo parece imposible en nuestra sociedad. A lo largo del día, acumulamos muchas horas sentados en la silla de la oficina, en el coche, en el sofá, en la terraza de un bar con los amigos… Pero, ¿sabías que por el simple hecho de estar sentado, tu cuerpo ya empieza a sufrir cambios?

El impacto del sedentarismo

Al consumir menos energía a tu cuerpo le suceden dos cosas de inmediato: en primer lugar desciende el número de moléculas que descomponen la grasa, y en segundo lugar, desciende la actividad eléctrica de tus músculos, o lo que es lo mismo, nuestros músculos se duermen.

A medida que prolongamos el tiempo de inactividad, nuestro cuerpo sigue sufriendo cambios. En menos de dos horas, lo que dura ver una película, tus niveles de colesterol bueno empiezan a disminuir. A partir de las seis horas se incrementa mucho el riesgo de sufrir enfermedades como la diabetes tipo 2.

Si te acostumbras a pasar tantas horas sentado, en un par de semanas aumentará tu nivel de colesterol, cuando te lo propongas te costará más perder peso, y encima tu corazón recibirá menos sangre. También dificultarás mucho más la motilidad intestinal, con el riesgo de sufrir estreñimiento severo.

A largo plazo, el sedentarismo causa mucho más que un cerebro poco oxigenado y unos huesos débiles. La inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad en todo el mundo y es el responsable del 6% de defunciones, sólo superada por la hipertensión, el consumo de tabaco y la diabetes. Además, es la causa principal de entre el 21–25% de los cánceres de mama y de colon, de las diabetes, y aproximadamente un tercio de las cardiopatías isquémicas.

Los hábitos sencillos que pueden marcar la diferencia

Tras la mala noticia, la buena: los pequeños gestos diarios puede generar grandes cambios. Solo con levantarnos del sofá nuestro cuerpo se pone en marcha, se activa, y hace que nos sintamos con más energía y vitalidad. Y no hace falta pasarse horas en el gimnasio para llevar una vida saludable.

¿Sabías que con solo 30 minutos de ejercico física al día aumentamos el flujo de sangre a los órganos y estimulamos los intestinos para favorecer la evacuación? De hecho, 10 minutos de pequeños ejercicios 3 veces al día es suficiente para alcanzar esa meta.

Estudios de la OMS demuestran que la actividad física practicada con regularidad es la solución ideal: reduce el riesgo de cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares, hipertensión, diabetes tipo II, cáncer de colon, cáncer de mama o próstata, de obesidad y sobrepeso e incluso de depresión.

Sin embargo, todos tenemos momentos en los que no podemos evitar pasar varias horas sentados, ya sea por trabajo o porque nos apetece relajarnos. Te contamos unos cuantos trucos que poner en práctica para evitar pasarte tantas horas sin moverte.

Estrategias para evitar el sedentarismo

Cuando preveas que vas a estar un buen rato sentado, ponte una alarma cada hora para levantarte. Puedes probar dejando el móvil fuera de tu alcance, así tendrás que levantarte para apagar la alarma o para responder a cualquier mensaje que te llegue.

Si tienes que coger algo que no está a tu alcance, no te aproveches de las ruedas de la silla de escritorio. Mejor, levántate y acércate a lo que necesitas. Sigue la misma estrategia con el agua. Acuérdate de beber agua regularmente, pero no la dejes a tu lado. Aprovecha los momentos de sed para levantarte y andar hasta la cocina para llenarte el vaso.

Prueba a aparcar el coche un poco más lejos de tu destino o bájate una estación antes de la habitual si vas en transporte público. Ese pequeño paseo de ida y vuelta será de lo más beneficioso para tu organismo.

También puedes contar los pasos que das en un día. Quizás ya cuentes con un smartphone con podómetro includio. Si no, existen varios podómetros de descarga gratuita para tu móvil. Cuando lo tengas, intenta andar de vez en cuando más de lo recomendado, como un nuevo reto personal.

Evitar el sedentarismo está en nuestras manos. Con pequeños gestos o retos como los que te hemos propuesto, estarás más sano y te sentirás más activo y optimista. ¿Te animas?

Foto de Phillip Goldsberry en Unsplash.