fbpx
Blog ALVUM

Hoy hablamos de los smoothies y zumos dentro de nuestra serie sobre cómo optimizar el consumo de frutas y verduras.

En el artículo anterior, aprendimos la importancia de consumir frutas y verduras europeas y de temporada y qué hay que tener en cuenta cuando compremos vegetales en conserva o congelados.

Hoy hablaremos sobre batidos, smoothies y zumos de frutas, que parece que son más populares que nunca.

Leer las etiquetas, esencial

En los supermercados encontramos un gran número de batidos, smoothies y zumos de frutas envasados. Muchos también dicen contener verduras. Pero ¿sabes la diferencia entre estos productos industriales?

Los purés de frutas y verduras (o cremogenados) son alimentos procesados (pasteurizados) obtenidos mediante el triturado, tamizado o desmenuzado de la parte comestible de frutas y verduras enteras o peladas sin eliminar el zumo. Por lo que respecta a los zumos, los elaborados a partir de concentrados son los más comunes en el mercado. También encontrarás zumos con aromas, zumos con leche, zumos con soja, batidos industriales y otras variaciones.

Por su parte, los néctares se obtienen añadiendo agua y azúcar o miel a los zumos o a los purés de fruta. Los néctares tienen que contener un mínimo de 25% de zumo o puré de frutas. En el caso de los smoothies, tendrás que leer la etiqueta para identificar si se trata de una mezcla de zumos, purés o néctares. Comprueba siempre si los productos llevan azúcar añadido, conservantes u otros aditivoss.

Néctares, purés, smoothies y zumos industriales

Los zumos, néctares y purés de fruta que encontramos en las tiendas son una bomba de azúcar. Incluso los que no llevan azúcar añadido tienen un alto contenido en azúcares. Por ello, tanto los zumos como los néctares o los purés de frutas tendrían que ser considerados más como golosinas que como alimentos.

No bajes la guardia tampoco en el caso de los productos que contienen verduras. En muchos casos, la proporción de verduras es mínima, y a menudo contienen azúcares o edulcorantes para mejorar el sabor.

También hay que tener en cuenta que el proceso al que están sometidos modifica sustancialmente las propiedades de frutas y verduras. En este sentido, únicamente los purés aportan algo de fibra. Pese a ello, su ingesta no sustituye en ningún caso el consumo de fruta o verdura.

Batidos, smoothies y zumos hechos en casa

En los últimos años se ha disparado el interés en los smoothies y zumos como solución rápida y eficiente para aumentar el consumo de frutas y verduras. Es cierto que es un modo fácil de tomar más vegetales, pero hay que ir con cuidado con sus ingredientes y la cantidades.

Para crear opciones sanas, utiliza leche desnatada o vegetal para aguarlos, y evita el azúcar refinado en lo posible. Para endulzar, añádele un plátano maduro. Busca un equilibrio entre frutas y verduras y consúmelos con moderación.

Recuerda también que el efecto saciante de la fibra vegetal es más moderado en formato líquido. Si únicamente consumes fruta y verdura en batidos no te estás beneficiando de todas sus propiedades.

En definitiva, decántate por este tipo de formato según le convenga a tu estilo de vida, pero no abuses de él. Mejor masticar una manzana que comerla licuada.

Imagen de Joanna Kosinska en Unsplash.