fbpx
Blog ALVUM

Seguimos con nuestros artículos sobre superalimentos o superfoods.

Tras hablarte de germinados, algas y supuestas superfrutas, hoy es el turno de alimentos como la miel, las setas y algunas hierbas o especias. Descubre si son superfoods o bien una treta para vendernos alimentos poco conocidos.

Las setas, un superfood de lo más completo

Las setas se comen desde siempre en nuestro país, pero últimamente están de moda incluso en países donde no son tradición. Estos superfoods se caracterizan por ser ricos en fibra, minerales y vitamina D. También se consideran antibacterianas, lo que significa que fortalecen nuestro sistema inmunológico.

Seguro que habrás oído a más de uno hablar maravillas del shiitake, una de las setas más cultivadas del mundo. Se vende como rica en propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias y antibióticas. Sin embargo, muchas otras setas tienen beneficios similares, por no hablar de lo deliciosas que resultan como condimento.

Lo que está claro es que en el caso de las setas podemos hablar de superalimentos. En particular, lo son para los vegetarianos. Al tratarse de hongos y no de vegetales, aportan vitaminas del grupo B que de otro modo sólo se consiguen mediante el consumo de carne. Eso sí, si optas por las setas silvestres, asegúrate de que sean siempre de absoluta confianza. Las setas comestibles pueden confundirse con especies venenosas de aspecto similar, por lo que mucho ojo.

Superfoods apícolas

Las propiedades de la miel y productos derivados llevan comprobándose desde hace siglos. En este caso, sí podemos hablar de superfoods. De hecho, incluso superan el mito, porque nos ayudan en multitud de aspectos.

La miel es bien conocida por resultar un excelente remedio en caso de catarros y costipados. Una buena taza de leche caliente con miel, o una infusión con miel y limón es mano de santo en estos casos. La jalea real es otro excelente superalimento. Su consumo nos aporta un extra de energía, como el café, pero con la diferencia de que sus efectos duran más tiempo.

Condimentos con superpoderes: hierbas y especias

Muchas hierbas y especias tienen propiedades mucho más allá del sabor que pueden aportar a un guiso. Por ejemplo, algunas contienen sustancias desinfectantes hasta el punto que se añaden a los alimentos para evitar que se echen a perder. Es el caso de el pimiento, pimentón y clavos de olor. Otras hierbas y especias, como el eneldo o el perejil, contienen sustancias calmantes que pueden contribuir a una digestión tranquila.

Sin embargo, es arriesgado hablar de superfoods. Esto se debe a que los efectos de hierbas y especias pueden variar mucho de persona a persona, porque cada microbiota es única. Es un error ponerlas a todas en el mismo saco. Por ejemplo, los médicos a menudo desaconsejan las especias a las personas con problemas digestivos, pero lo cierto es que todos somos diferentes.

En definitiva, en el caso de hierbas y especias, toca experimentar y probar. Cada cuerpo tiene un nivel de tolerancia diferente. Lo importante es saber lo que nos llevamos a la boca y conocernos a nosotros mismos.

Esperamos haberte aclarado qué hay de mito y qué de realidad en lo relativo a los superfoods. Con honrosas excepciones, ya has visto que no son siempre el atajo que nos venden. Los elementos básicos de una alimentación sana son siempre los mismos: variedad y equlibrio. O sea que ya sabes: ¡a cuidarte!

Imagen de hue12 Photography en Unsplash.