Blog ALVUM

Os presentamos una serie de alternativas deliciosas que incluso los intolerantes a la lactosa podrán disfrutar.

Hoy en día las personas intolerantes a la lactosa cuentan con numerosas alternativas a la leche y derivados. Pese a que cuando se detecta una intolerancia de este tipo lo primero que se piensa es en lo que no se podrá comer, existen opciones, muchas de ellas riquísimas además.
Recordemos que las personas con intolerancia a la lactosa sufren hinchazón, dolor estomacal, diarrea, vómitos y/o estreñimiento cuando consumen leche y derivados. Esto se debe a que su sistema digestivo no procesa la lactosa, o azúcar de la leche. En consecuencia, tienen que adaptar su dieta y dejar de consumir alimentos que no les sientan bien.
Sin embargo, estas restricciones no tiene que ser un impedimento para disfrutar de la comida, como veremos hoy.

La lactosa en los dulces

Dentro de los alimentos prohibidos para las personas intolerantes a la lactosa destacan los dulces. La mayoría de ingredientes que se utilizan para cocinar postres contienen lactosa: yogur, mantequilla, leche… A raíz de esto, las personas que se ven obligadas a dejar de consumir estos alimentos tienen que abstenerse de consumir muchos dulces. En definitiva, parece que postres, pasteles, bollos y tartas tengan que quedarse fuera del menú para los intolerantes a la lactosa.
Por suerte, esto no tiene que ser así. En los últimos años han aparecido más dulces industriales sin lactosa. Pueden ser una solución muy tentadora, pero ten en cuenta que se trata de alimentos procesados y por lo tanto deben consumirse con moderación. Sin embargo, hay muchas más alternativas que podemos preparar en casa.

Alternativas aptas para intolerantes a la lactosa

La mayoría de recetas de postres, pasteles y demás pueden elaborarse perfectamente sin lácteos. En su lugar, prueba a sustituirlos por otros ingredientes. Además de las leches vegetales, quizás te sorprenda descubrir que los copos de avena, el plátano o la zanahoria son buenos sustitutos. Estos alimentos, además, tienen la ventaja de ser nutricionalmente muy completos y aportarnos multitud de vitaminas.
Con el plátano aportamos el sabor dulce sin necesidad de añadir azúcar común. La zanahoria, además de ser rica en fibra, ayuda a combatir bacterias y mejora la digestión. Cocinada gana en dulzor y dará un toque diferente a los postres. Por último, los copos de avena aportan calcio, vitaminas y minerales. También alimentan las bacterias buenas del intestino y aportan fibra al organismo, facilitando la digestión.
Recuerda asimismo que los copos de avena pueden mezclarse con agua para crear leche de avena. Esto es precisamente lo que hace la receta que os presentamos a continuación.

Receta alternativa: bizcocho de chocolate apto para intolerantes a la lactosa

Si eres goloso, esta receta te encantará. Si además eres intolerante a la lactosa, tendrás el placer extra de disfrutarla sin tener que preocuparte. Además, ¡es muy fácil!

Ingredientes:

Harina 200 g
Harina de centeno integral 100 g
Cacao en polvo sin azúcar 45 g
Azúcar 140 g
Canela molida 2 g
Levadura 8 g
Sal 2 g
Agua 300 g
Café o zumo o licor dulce 45 m
Mezcla todos los ingredientes hasta formar una pasta homogénea. Hornear en el horno durante 45-50 minutos a 180 grados.
Ya ves que encontrar alternativas dulces aptas para personas intolerantes a la lactosa no tiene por qué ser complicado. Lo cierto es que la mejor solución para los golosos es experimentar en casa. ¡Nada como un bizcocho casero libre de ingredientes que nos causen intolerancias!
Si sospechas que tienes una intolerancia alimentaria, ALVUM Intolerancias puede ayudarte. Descubre cómo aquí.