Blog ALVUM

Los síntomas de las intolerancias alimentarias pueden ser muy molestos.

Las intolerancias alimentarias pueden generar síntomas muy variados. Si te preguntas por qué últimamente tienes más gases que antes, o por qué te salen granitos, igual tengas una intolerancia alimentaria. Lo mismo si alternas entre diarrea y estreñimiento. Todo esto podría estar causado por una intolerancia a algún grupo de comida. Pero, ¿por qué? ¿Qué es lo que pasa en nuestro cuerpo?

El impacto de las intolerancias alimentarias

Los síntomas que caracterizan las intolerancias alimentarias son muy variados. Según una encuesta reciente, los más habituales son la distensión abdominal, los gases, el dolor intestinal, la diarrea y el estreñimiento y la fatiga. Todos ellos son consecuencia de la mala absorción de algunos componentes por parte de nuestro intestino, que carece de las enzimas especializadas para digerirlos. Asimismo, los síntomas dependerán del tipo de intolerancia alimentaria. 

De este modo, si eres intolerante a la lactosa, es muy probable que dos de los síntomas principales que experimentes sean las flatulencias y el dolor abdominal. Esta intolerancia se da porque hay un déficit de lactasa, que es la enzima que hace que podamos digerir la lactosa. Al no poder absorberse del todo, la lactosa se degrada por las bacterias que tenemos en el intestino, provocando la liberación de gases como metano o CO2. Lo mismo sucede con otras intolerancias, como por ejemplo la intolerancia a la fructosa.

Otro síntoma muy desagradable y habitual de las intolerancias alimentarias es la diarrea. La diarrea también la causa la mala absorción de ciertos alimentos. En este caso, la presencia del componente que no se puede digerir acelera el tránsito intestinal, lo que aumenta el agua en nuestro cuerpo y provoca la diarrea.

Por otra parte, la ingesta de algunos alimentos puede aumentar la aparición de granos y espinillas en nuestra piel. Esto puede darse independientemente de si hay o no una intolerancia alimentaria. Por ejemplo, los estrógenos y la progesterona que se encuentran en la leche pueden aumentar la grasa de nuestra piel, lo que puede resultar en problemas dermatológicos. 

Cómo evitar los síntomas de las intolerancias alimentarias

Si los síntomas son de aparición reciente y no sabes a qué se deben, la recomendación principal es que sigas una dieta de exclusión. Es posible que estas molestias se deban a un problema intestinal relacionado con algún alimento que hayas comido recientemente. Este tipo de dieta te ayudará a identificar lo que no te sienta bien. Según el grado de severidad de tu problema, te recomendamos también acudir a un profesional médico.

Con todo, la mayoría de personas sufren este tipo de síntomas desde hace tiempo. Según la encuesta que mencionábamos, muchos de los afectados llevan varios años con ellos. En estos casos, si no se conocen bien las causas de las intolerancias, las dieta de exclusión pueden resultar útiles. Sin embargo, lo principal es mentalizarse y cambiar de hábitos. Las intolerancias son afecciones crónicas, por lo que es esencial aprender a gestionarlas en el día a día.

Organizarte bien te ayudará a ir por el mundo con más seguridad. En nuestro blog te damos consejos para viajar con intolerancias alimentarias y para comer fuera de casa cuando tenemos requisitos dietéticos específicos. Sustituir los alimentos problemáticos por otros que toleras bien también puede ayudarte a normalizar tu problema.

Finalmente, piensa también que no estás solo. El colectivo de afectados por intolerancias es mayor cada día, y su voz también cada vez tiene más fuerza. 

ALVUM Intolerancias es una dieta de exclusión remota que puedes seguir a distancia, sin que entorpezca tu ritmo de vida. Échale un vistazo a las preguntas frecuentes y cómpralo aquí.

 

Imagen de Kolar.io en Unsplash.